Revolución violeta en Italia

por Jean-Marie Colombani, publicado no jornal El País em 8/12/2009

La manifestación que el fin de semana pasado congregó en Roma a varios cientos de miles de personas bajo el lema “Día del No a Berlusconi” fue un incuestionable éxito popular, pero tiene todas las papeletas de quedarse en agua de borrajas.

Roma, qué duda cabe, está acostumbrada a manifestaciones de todo tipo; en general, las sindicales son las más nutridas. Sin alcanzar esas cotas, el Día del No a Berlusconi fue un éxito porque nació de la sociedad civil y, más concretamente, del activismo de los blogueros. Estos últimos decidieron apelar a la conciencia de sus conciudadanos para protestar contra los repetidos y virulentos ataques de Silvio Berlusconi contra los magistrados, el Tribunal Constitucional e incluso el presidente de la República. La cólera de Silvio Berlusconi la había desencadenado la anulación por el Tribunal Constitucional, el 7 de octubre, de la ley Alfano, que garantizaba a Il Cavaliere la inmunidad durante el resto de su mandato. La respuesta berlusconiana, además de la ira y la denuncia de todos aquellos que, desde las instituciones, suponen un obstáculo para él, consistió en presentar nuevos proyectos de ley destinados a permitirle escapar de la justicia. Para protestar contra todo esto, unos cuantos blogueros se pusieron de acuerdo para movilizarse. Esta forma de organización en red, inédita en Italia, garantizó el éxito de la manifestación, cuyo mascarón de proa fue el premio Nobel de Literatura Dario Fo. Bien es cierto que este éxito vino allanado por las declaraciones de un arrepentido sobre los supuestos vínculos de Berlusconi con la Mafia, que le habría ayudado en los comienzos de su trayectoria económico-política.

Leia na íntegra

Compartilhe!

Deixe uma resposta